Consejos para ahorrar en la contratación de tus seguros

Cuando afrontamos un nuevo presupuesto, siempre pensamos dónde podemos ajustar y ahorrar. Así, un área importante en la que puedes evitar gastar euros de más es en los seguros. ¿Qué podemos hacer para emplear menos presupuesto de lo que destinamos?

Actualmente, hay distintos tipos de pólizas adaptadas a las distintas necesidades de los usuarios. Por lo que hay determinados consejos que se pueden seguir que evitarán que gastes de más. El ahorro personal, según Victoria Torre, analista de Self Bank, parte desde los conceptos “más básicos” como en este caso son los seguros que tenemos que tener contratados: ya sea del hogar, de vida, o del coche.

Lo primero de todo, tal y como expone José Luis Herrera, analista independiente, es que sepas “las coberturas exactas que necesitas”. Y es que podrías encontrar pólizas más baratas, pero que tienen “menos coberturas que los que actualmente tienes contratados, lo cual dejaría de ser interesante”. Es por ello por lo que es aconsejable conocer “todas las necesidades” y establecer una “comparación concreta”, añade como primera recomendación.

Torre coincide en la utilización de “los comparadores online” cuando tengas claro qué necesitas y realizar “una preselección”. Al hacer uso de esa lista de aseguradoras puedes cotejarla con tu corredor de seguros, en el caso de que dispongas de uno, para que “te guíe en la elección final”. Una tarea que, si realizamos minuciosamente y con cuidado, “podemos incluso hacer nosotros mismos”.

Por otra parte, los seguros suelen ser de pago único. Dicho de otro modo, la prima se abona una vez al año. En el caso de que fraccionemos el pago para que no nos machaque un mes concreto, pagaremos “más por el mismo seguro”, alerta Torre. Por tanto, es recomendable ahorrar cada mes “poco a poco” y desembolsar lo que nos cuesten los seguros de una vez. Seremos capaces de ahorrar más capital a largo plazo, según la experta.

Además, si quieres reducir el precio de un seguro Herrera dice que es muy importante “poner interés de tu parte”. Si instalas medidas de seguridad para prevenir los daños en el objeto a asegurar y se lo comunicas a la compañía, esta “te reducirá el precio”, por ejemplo. En el caso de que instales una alarma o rejas en tu vivienda, “reduces el riesgo y, por consiguiente, el precio de la póliza”, concreta.

LA TIPOLOGÍA DE LOS SEGUROS

Otro de los detalles a tener en cuenta, dependen en parte del tipo de seguro que necesitemos contratar. Por ejemplo, en el caso de un seguro médico, hay factores muy importantes a tener en cuenta: los centros de atención médica incluidos en el seguro, la disponibilidad del personal sanitario, los sistemas de co pago, los reembolsos, descuentos y un largo etcétera.

Siguiendo este esquema, hay personas que contratan seguros de salud a un gran precio, aunque a la hora de la verdad no consiguen tener servicio en ninguno de los centros de atención médica incluidos. De esta manera, terminan teniendo que “desplazarse a otros lugares o recurriendo a clínicas que no están incluidas”, relata Herrera. Por eso es importante “mirarlo bien”, para a la larga ahorrarnos un sobre coste.

RECOMENDACIONES PARA EVITAR SOBRE COSTES

Los expertos recomiendan que procures que todos tus seguros “estén en la misma compañía”. En la actualidad la fidelidad se paga y es algo de lo que puedes sacar una cierta ventaja. Si cambias de compañía, pide todas las ofertas necesarias para todos los seguros y no individualmente. Será una manera de gastar menos dinero.

Siguiendo este hilo, otro de los consejos que queremos darte para que consigas ahorrar en tu seguro, es que contrates uno para toda la familia, puesto que te “saldrá más barato”, tal y como asegura Torre.

Por tanto, es vital que eches “un vistazo a las promociones”, agrega. Hay momentos en el año en el que es posible contratar lo mismo a un precio menos caro. Asimismo, podrías disfrutar de un mejor precio por llevar años en la misma compañía. Por eso, consulta siempre las ofertas de las distintas aseguradoras.

En último lugar, evita los siniestros o valora si te conviene dar parte al seguro en un momento concreto. Tener siniestros puede incrementar considerablemente el precio de la prima en el año posterior y siempre es motivo de fricción entre el asegurado y la aseguradora.

Fuente: byzness.elperiodico

Share